logo-facebook logo-instagram

BLOG » Entrenamiento

Cómo ser feliz, entrenando como camino a la felicidad

Publicado hace 6 meses | 362 lecturas | 0 comentarios | Etiquetado en entrenamiento, felicidad

La primera formación como entrenadora profesional que me marcó, me dijeron que los alumnos deben aprender los ejercicios de memoria para agilizar y entender más la clase, algo de lo que ahora no estoy de acuerdo. Mi manera de entrenar es muy diferente. Creo que el cuerpo debe integrar el movimiento. En nuestra forma de enseñar tengo que hacerles sentir su cuerpo de nuevo mediante la felicidad. Mi trabajo está en buscar que integren el ejercicio sin romperse la cabeza. Yo soy su guía, soy la que me tengo que concentrar y estrujarles al máximo para que sus cuerpos integren que si empujo con un talón más que con otro y no estoy rígida, provocaré una rotación de cadera. Y eso no lo tiene que memorizar el alumno porque si lo hace pondrá límites a su movimiento.

¿Dolor en las articulaciones? Engrásate al levantarte

Publicado hace 6 meses | 124 lecturas | 0 comentarios | Etiquetado en entrenamiento, articulaciones, dolor

Al levantarse ¿Quién no se lleva la mano a alguna parte por dolor en las articulaciones? Por desgracia muuuuucha gente. Con la edad vamos perdiendo esa lubricación natural en las articulaciones. A nuestros músculos les cuesta moverse más. Siempre decimos que la prevención es muy importante pero… ¿Qué pasa cuando eso no funciona? ¿Qué pasa si ya es tarde? Al despertar, lo primero que uno debe de hacer al levantarse, es dar tiempo a su cuerpo para despertarse. Respirar profundamente varias veces y empezar a mover los dedos de los pies, los tobillos… y así por todo el cuerpo, hasta girar suavemente el cuello. Aquí hay dos ejercicios que recomiendo, por su efectividad y porque son recomendables para casi todo el mundo. Lo que tratamos de hacer es lubricar nuestras articulaciones y darles más espacio para que se muevan mejor.

Ejercicios con cinta elástica para entrena tus pies, nuestras raíces.

Publicado hace 5 meses | 221 lecturas | 0 comentarios | Etiquetado en entrenamiento, articulaciones, dolor

Nuestros pies son, ni más ni menos que nuestras raíces. Desde ahí nos equilibramos. Nos mantenemos erguidos. Sin embargo, son nuestros gran olvidados. Con el buen tiempo los vemos de nuevo y somos conscientes del poco caso que les hemos hecho.

 

Una de las recomendaciones que más me gusta decir a mis alumn@s es que vuelvan a sentir el suelo en sus pies. Ir descalzo proporciona a tu movilidad una referencia mucho más liberadora. El juego articular de tu tobillo es importantísimo para el buen funcionamiento de la rodilla o incluso la cadera. El calzado a veces distorsiona ese movimiento natural.

El ejercicio que propongo hoy se puede realizar con cinta elástica:

1. Descalz@ nos tumbamos boca arriba y poniendo los pies sobre la pared. Colocamos la cinta elástica en el puente del pie y sujetamos los extremos con las manos. Asegúrate de que tu espalda está cómoda y que tus hombros se alejan de la orejas. Extendemos bien la pierna que vayamos a trabajar para notar el estiramiento de la parte posterior. Vamos a llevar el pie a punta (flexión plantar) y a flex (flexión dorsal) en un juego muy divertido, de forma que cuando busco el pie en punta el primer dedo que se desplace tiene que ser el meñique y el último el pulgar. Cuando busco la flex el primer dedo que se mueva sea el pulgar y el último el meñique. Imagina que es una mano y poco a poco ser irá soltando.

Mejor sin ropa

Publicado hace 5 meses | 408 lecturas | 0 comentarios | Etiquetado en entrenamiento, articulaciones, dolor, verano

Cuando el sol asoma ya empiezo con la cantinela a mis alumno/as. Quitaros la ropa, desnudaros por casa....mejor sin ropa. No sólo porque es bueno hacer ejercicio con menos ropa sino que en casa debemos destaparnos para movernos mejor.

Muchos recomiendan tejidos que se ciñan a tu cuerpo y yo sigo diciendo que mejor sin ropa. Cualquier cosa que no se adapte a nosotros sin ejercer un cambio en mi movilidad no me interesa. Tristemente existe la fea costumbre de esconder lo que no me gusta de mi cuerpo (mi barriguita, mis pechos, mis piernas finas o gordas, etc.). Pero si lo escondemos ¿en qué momento nos enfrentamos a ello?

Cuando hacemos un diagnóstico corporal lo primero que hacemos es que la persona se mire en un espejo desnuda (a penas con un tanga o slip). La mayoría de la gente pone cara de estupefacción. ¿Me tengo que mirar? Es triste comprobar que no nos enfrentamos a las cosas de cara. El primer paso para cambiar lo que tengo es la aceptación de lo que tengo. Si no me gusta lo que veo voy a intentar cambiarlo. Cuando enfrentamos a una persona a su imagen buscamos dos cosas: que se acepte y que sea consciente de qué es lo que buscamos a través de un entrenamiento o un tratamiento estético.